Avatar: Un Clásico del cine de CF

Por Antonio Mora Vélez

www.amoravelez.blogspot.com

avatar-2009Avatar, del director de cine James Cameron, es la películas más taquillera de la historia y está a punto de ganar el Oscar como la mejor producción cinematográfica de este año por las siguientes razones: Primero porque fusiona, con la mejor y más moderna tecnología, las imágenes de escenarios naturales y actores reales con escenarios y actores producidos con la magia de la animación por computadora. En segundo lugar porque la producción recupera, mejorado con la tecnología digital de hoy, el formato de 3D (1) que proporciona una mejor fidelidad de la imagen y un realismo que nos hace casi participar como testigos presenciales de la acción que se desarrolla en la pantalla. Y en tercer lugar porque la trama reviste de una gran actualidad como lo veremos al final de este artículo.

En Avatar una gran potencia que ya domina los viajes interestelares, los Estados Unidos, decide desalojar de su hábitat a una raza inteligente que vive en un planeta llamado Pandora, para ocupar su territorio y explorar en él ricos yacimientos de un mineral estratégico y de alto valor comercial. Los aborígenes de Pandora, llamados los Na’vi, viven en sana paz con la naturaleza, a la que veneran y cuidan como su más preciado tesoro cultural. Y no entienden, por ello, porqué se les perturba y porqué unos extraños pretenden desalojarlos de su gran árbol, lugar en el que han forjado su civilización.

Para lograr sus propósitos, los terrícolas del Imperio invasor, crean dobles de los altísimos habitantes de Pandora – tres metros de estatura aproximadamente — pero con la mente en blanco para que sean utilizados por seres humanos (2) en labores de inspección del planeta – que tiene una atmósfera amoniacal irrespirable — y de indagación de las costumbres y principios religiosos de los na`vis para utilizar dicha información en la estrategia de guerra que han diseñado. Pero ocurre que uno de los hombres escogidos para esta tarea de manejar un cuerpo Na’vi, se enamora de una nativa y se pone al frente de la lucha de defensa de los pandorianos, de su territorio y de sus riquezas, razón por la cual al final termina abandonando su cuerpo humano imperfecto –era inválido de sus piernas–  y residiendo en el cuerpo Na’vi que le fue adjudicado –o sea, en su avatar–, y convertido en uno de ellos.

Al final de la película no sólo los seres inteligentes de Pandora sino los animales y las plantas toman partido en defensa del planeta y logran desalojar a los invasores que llegaron con el objetivo de apoderarse de sus riquezas naturales. El momento culminante del filme es justamente cuando los animales terrestres y voladores entran en acción y salvan a los nativos de una derrota que se veía venir por la superioridad militar de los invasores.  Tal situación es posible porque, según el creador de Avatar, todos los seres vivos de Pandora se comunican entre sí por medio de una red de sensores que semejan los nervios del cerebro humano  y bastó un llamado del personaje central de la historia al árbol que transmite los mensajes a la divinidad para que todo el planeta como un solo ser vivo respondiera a la agresión.

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot OR
Suppress Placement Boxes.

La ciencia-ficción es un género que permite trasladar la acción a otros escenarios ubicados en planetas y épocas distantes y manejar de ese modo los problemas de mayor actualidad de La Tierra. Con ese procedimiento llamado extrapolación, los autores de ciencia-ficción podemos hacer crítica social y política sin nombrar a los actores reales del conflicto que inspiran nuestro argumento. Del mismo modo que George Orwell criticó la concentración de dinero y poder en la sociedad de su tiempo, Ray Bradbury criticó toda forma de totalitarismo y Walter Miller Jr señaló la estupidez de la guerra, James Cameron en el cine lo hace ahora con el afán de apoderarse de los recursos energéticos ajenos que caracteriza a la sociedad contemporánea. A nadie escapa que Pandora, el hermoso planeta  de Avatar, es Irak y Afganistán hoy y puede ser Venezuela mañana: objetivos de una gran potencia que desea apoderase de sus fuentes de energía utilizando cualquier pretexto.

helicopteroavatar iraq

Pero en Avatar hay algo más, el filme es una oda al triunfo de un pueblo inferior en fuerza militar y tecnología pero convencido de su derecho y de la justeza de sus ideas, pero sobre todo, compenetrado con su tierra y todas sus formas, con los seres vivos que la pueblan y con los espíritus que la animan. Tal y como ocurrió en Vietnam, en Avatar las tropas de los Estados Unidos de ese futuro hipotético pero seguramente deseado por sus dirigentes, tuvieron que abandonar el planeta, humillados y vencidos, y vigilados por los soldados Na’vis, que Cameron muestra esbeltos y altivos, como para que no quede duda de sus simpatías por ellos. Es, como les decía al principio, la gran carga ideológica, el gran mensaje político de la película.

James Cameron es uno de los grandes directores de cine de nuestro tiempo. Con sólo dos películas: Titanic y Avatar, ha entrado de lleno en el salón de la fama de la cinematografía. Y con la última, no sobra agregar, ha cimentado más la unión del cine y la ciencia-ficción, una unión que se inició en 1931 con Frankestein – el filme de James Whele basado en la novela homónima de Mary Shelley –, unión que ha sido beneficiosa para ambas modalidades estéticas y que puede mostrar una buena cantidad de películas famosas que se cuentan entre las grandes realizaciones del cine universal.

(1)Digo recupera porque la 3D es vieja. La primera película en tercera dimensión (3D) que yo disfruté, la proyectaron en el cine Don Pepe de Calamar (Bolívar) en el año 1953.

(2) Esta idea de la utilización de un cuerpo humano por la mente de otro la toma James Cameron del cuento Call me Joe (Llámame Joe, 1957) del escritor  norteamericano de CF,  Paul Anderson. En el relato de Anderson un humano entra en el cerebro de un pseudojoviano –también creado artificialmente– para poder cumplir las tareas de la expedición terrícola en Júpiter. Al final resulta, como en la película de Cameron, que el humano queda más conforme con el cuerpo ocupado y con el planeta explorado, entre otras razones porque en él ya no es un lisiado como en La Tierra, igual que el personaje de la película Avatar.

Montería, marzo 3 de 2010

About hammet87